Los siete trucos que ponen en práctica las parejas felices

Todos queremos relaciones amorosas y exitosas, pero no siempre sabemos cómo lograrlo. Con el paso del tiempo, se crean ciclos negativos que poco a poco desarrollan sentimientos de frustración, decepción e incluso rabia. Mientras más intentas hacer que tu pareja cumpla con tus necesidades, te das cuenta que él o ella está cada día menos inclinado/a a hacerlo. O quizás estás en la fase de luna de miel y te gustaría saber cómo sentirte de la mejor manera posible.

En cualquier etapa de tu relación en la que te encuentres, las investigaciones muestran que existen varias maneras de relacionarse y convivir juntos que pueden aumentar las posibilidades de mantener el amor y la unión a largo plazo. Ser cariñoso con tu pareja, expresando afecto y aprecio, y pasar tiempo juntos en actividades que construyen intimidad pueden crear el pegamento correcto que mantendrá tu relación unida.

A continuación te presento 7 prácticas sugerencias sobre la base de diferentes investigaciones que han estudiado a parejas felices:

  1. Se escuchan con una mente y corazón abierto. Las parejas infelices no se escuchan el uno al otro. Con el tiempo, se meten en los ciclos negativos de la comunicación, como: criticar/defender, la demanda/retirar o ataque/contraataque. El resultado es que nadie se escuchó o comprendió, los miembros de la relación se sienten juzgados, criticados o destituidos, en lugar de afirmados, y no hay acumulación de buena voluntad. Las parejas felices están más presentes entre sí y hacen un esfuerzo para escuchar y tomar las necesidades del otro en serio. Ellos hacen un esfuerzo por validar-comunicar mutuamente teniendo en cuenta la perspectiva del compañero, su historial personal o las circunstancias actuales. Esto crear una sensación de apoyo y de que el otro está del mismo lado.
  2. Se esfuerzan por construir intimidad. Las parejas infelices parecen algo así como compañeros de cuarto. Hay cierta distancia emocional y falta de intimidad, y su comunicación está centrada en los aspectos mundanos de la vida, como recoger a los niños y cumplir con las asignaciones de cada día. Lo atractivo y deseable de la pareja se pierde. Además, las parejas infelices se comunican generalmente discutiendo o peleando, haciendo comentarios sarcásticos, o ignorándose unos a otros. Por el contrario, las parejas felices priorizan la intimidad física y emocional, creando ciclos positivos de auto refuerzo. Sacan tiempo para estar juntos, aunque sea sólo unos minutos, creando rituales de gratificación cuando salen y vuelven a la casa; abrazos; y se mantienen actualizados sobre cómo le ha ido al otro en el día, sea por teléfono, chat o correo electrónico. Las parejas felices se expresan constantemente afecto y aprecio en palabras o gestos.
  3. Solucionan peleas o conflictos. Las parejas infelices no resuelven sus conflictos. Los argumentos de cada uno se convierten en hostilidad permanente o en un silencio que puede durar días. Por el contrario, las parejas felices tienden a acercarse el uno al otro después de discutir o tener un conflicto, demostrando que la relación sí importa, incluso si el problema aún no está completamente resuelto. Darse apoyo consiste en hablarse en un tono cariñoso, hacer comentarios positivos, utilizando el humor, la sonrisa, realizar alguna actividad relajante juntos, pidiéndose disculpas, o considerando la importancia de la perspectiva que cada uno tiene. Los intentos de solución ayudan a la pareja a calmarse y sentirse mejor. Los problemas en la relación deben verse como grietas temporales, y no como agujeros infinitos en la relación.
  4. Actúan cortésmente. Las parejas infelices no exhiben cortesía ni sensibilidad en la manera en cómo se tratan entre sí. Por el contrario, las parejas felices comunican un respeto básico y calor humano el uno con el otro, en pequeños detalles, día por día. Pueden abrazarse al despedirse, prepararse al otro un café, u ofrecerse ayuda mutua. Tratan a su pareja con respeto frente a otras personas, incluso cuando están enojados. Las parejas felices no buscan cambiar el carácter del otro. Se centran en lo que tienen que resolver o conversar en el momento, y no se “sacan en cara” las cosas desagradables que alguno de los dos hizo en el pasado. No utilizan etiquetas negativas ni se insultan, y le dan a su pareja el beneficio de la duda asumiéndolo con buena voluntad.
  5. Tienen sentido de compañerismo. Los miembros de una pareja infeliz no toman en cuenta cómo sus decisiones van a afectar al otro compañero, e incluso pueden ocultar información importante a su pareja para “evitar una pelea”. Esto genera problemas de confianza. En las parejas felices, los miembros actúan como compañeros o “socios”. Colocan la relación y la familiar en primer lugar la mayor parte del tiempo, incluso si tienen que sacrificar algunas cosas que puedan gozar como individuo. Se ponen de acuerdo entre sí antes de realizar compras grandes o planes con la familia extendida.
  6. Se apoyan mutuamente para lograr la felicidad personal. Los miembros en las parejas infelices no se centran en hacer a sus parejas felices, y pueden estar convencidos de que sus compañeros no estarán contentos, no importan lo que hagan. En las parejas felices, las personas piensan de forma proactiva en la felicidad de su pareja. Actúan con razón, celebran los éxitos del otro, y hacen el trabajo extra que sea necesario para lograr que su compañero esté un paso por delante. Algunas investigaciones muestran que la reacción de su pareja ante una buena noticia es igual de importante, o quizás más importante, que su reacción a la mala noticia. Cuando apoyas a tu pareja en lo emocional, en sus logros personales, o en los acontecimientos felices, o cuando se está orgulloso de ella demuestras que estás construyendo los cimientos del amor a largo plazo.
  7. Sacan tiempo para la sexualidad. El sexo puede ser el pegamento que mantiene una relación unida cuando se cuelan otros factores. Es importante mantener la intimidad sexual de manera consistente, algo que no se puede perder aun cuando se está cansado del trabajo o de criar a los niños. Tener una noche de cita al menos una vez al mes o tomarse un fin de semana puede ayudar a conseguir que la relación mantenga un buen estado de ánimo. También puede ayudar a centrarse deliberadamente en tu pareja como un ser sexual y de sus atributos, como su apariencia, tono de voz, sentido del humor o su forma de ser. La comunicación abierta y la capacidad de respuesta a las necesidades de la otra persona son un camino que se debe recorrer para construir la confianza, que es la base verdadera de la intimidad física y emocional de la pareja.

Si eres infeliz en tu relación, puede ser el momento para probar un enfoque nuevo. Después de estar sugerencias puedes iniciar nuevos ciclos positivos que se acumulen uno sobre otros. La terapia de pareja puede ayudarte a despegarte de los ciclos negativos y comenzar a crecer en una nueva y mejor relación.

1 comentario en “Los siete trucos que ponen en práctica las parejas felices”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *