Uso de Etiquetas en la relación de Pareja

En la relación de pareja es importante el respeto y la convivencia en armonía, donde cada uno de sus miembros valore al ser humano con el cual comparte y con el cual ha decidido vivir experiencias.

Para lograrlo es importante: la educación, la cortesía, el conocimiento mutuo, valorar a la pareja, comprender y respetar. Logrando esto harás más fácil la convivencia en la relación.

El problema se presenta cuando en la relación uno de los miembros o ambos utilizan constantemente etiquetas negativas sobre la persona o determinados comportamientos de su pareja. Cuando hablo de etiquetas me refiero a poner un rotulo, nombre o significado a las acciones, o comportamientos de la pareja incluso llegar al punto de etiquetar su persona. Es decir palabras que censuran o desaprueban algún comportamiento.

El uso de las etiquetas negativas puede traer como consecuencia:

1. Heridas profundas en el corazón de la persona.
2. La incapacidad de conocer verdaderamente a tu pareja por estar centrado en las etiquetas de como es y actúa.
3. Actuar sin pensar o reflexionar de acuerdo a esas etiquetas llevando a cometer errores con la pareja.
4. Estar ciego ante la verdadera personalidad de la pareja.
5. Quejas constantes de la relación y de la forma de ser de la pareja.
6. No aceptar a tu pareja.

El hecho de utilizar estas etiquetas negativas de manera constante en la relación pone de manifiesto las altas expectativas que se tienen sobre la pareja y su comportamiento, por lo que no cumplir esas expectativas lleva a la persona que pone las etiquetas a asumir ciertos comportamientos en determinadas situaciones, incluso de manera inconsciente.

Etiquetar a la pareja de manera negativa al igual que ocurre con los niños puede llevar a la pareja a asumir eso por lo cual es etiquetado incluso la pareja que etiqueta puede caer en el sesgo de observar únicamente en su pareja estas etiquetas.

Algunas etiquetas comunes en la pareja son:

1. El Silencios@: La persona que nunca quiere hablar o comunicarse, que siempre hace silencio e ignora lo comentarios de la pareja.

2. Antisocial: No le gusta compartir con amigos y familiares en actividades como fiestas, cumpleaños, bodas.

3. El quejón o la quejona: Lo único que sale de la boca de esta persona son quejas.

4. El seco o la seca: Le cuesta dar cariño y lo peor recibirlo.

5. El sabelotodo o la sabelotodo: Cree que tiene la razón en todo lo que dice y no se equivoca jamás.

6. El dueño o la dueña de la relación: Toma las decisiones a solas y sin consultarla con el otro miembro.

7. Desaliñado o desaliñada: No se preocupa por su aspecto cuando esta con la pareja ni cuando salen a una actividad.

8. Ogro: siempre con mala cara y lo que comunica es peleando.

Ante esto es importante reconocer y tener presente si estas etiquetas negativas están aportando algo a la relación o solo están contribuyendo a que la convivencia en la pareja sea difícil o prácticamente imposible.

Si solo ves y te concentras en las etiquetas es posible que no veas los acercamientos de tu pareja al cambio o cuando actúa de manera diferente a la que tú siempre crees que el actúa.

Por ejemplo a tu pareja no le gusta salir o compartir mucho con otras personas y pero y que pasa si tu pareja prefiere compartir más contigo, que estar con otros amigos, que pasaría si dialogas con él /ella y hacer acuerdos sobre la cantidad de veces que compartirán con otras personas.


¿Qué debes hacer para evitar las etiquetas negativas:

1.El elemento principal de las relaciones: COMUNICACIÓN comunica a la persona que está contigo cómo te sientes y lo que te ocurre, sin pelear y juzgar, buscando un momento adecuado para hacerlo, no en medio de una discusión.

2. Realizar un ejercicio de conciencia: es importante que hagas consiente si estas etiquetando tu pareja y reconócete diciendo esas palabras a tu pareja y a partir de ahí comienza a trabajar en eliminar las etiquetas.

3. Trabaja en las expectativas: Si tus expectativas son irreales y fuera de la realidad nunca vas a estar conforme con lo que hace tu pareja.

4. Reconoce que tu pareja: No es una persona perfecta, y sobre todo no es igual que tú es DIFERENTE.

5. Aceptación Incondicional: Acepta a tu pareja tal y como es con sus virtudes y con sus defectos.

Si has reconocido que etiquetas mucho a tu pareja y de manera negativa lo que de alguna manera no permite una sana convivencia entre ustedes, este es el momento de tomar una decisión y hacer algo diferente.

Si estabas en el camino de comenzar a usarlas este el momento de detenerte y actuar diferente.

Si quieres que tu relación sea buena, sana y de calidad comienza a escribir una nueva historia en tu relación de pareja.

¿Te sientes identificado con este tema? ¿Ocurre esto en tu relación de pareja? Para mi es muy importante saber tu opinión. Te invito a reflexionar sobre este tema y si tienes algún comentario, aporte o duda puedes escribirme en la caja de comentarios de este artículo.

5 comentarios en “Uso de Etiquetas en la relación de Pareja”

    1. Lo importante es la calidad de amor y cariño que se tienen,además de que sean conscientes de ello; y no etiquetar nada. Aveces la acción de etiquetar acelera cosas entre dos personas que no se deberían, al punto de arruinar todo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *